martes, 22 de marzo de 2016

Te veo preocupado, Señor…

22 MARZO, 2016

Excelente reflexión de Santi Casanova, publicado en Aleteia...

Entra la brisa por la puerta, siempre abierta, de tus amigos, Señor. El sol domina estas horas inciertas y aquí estamos, rodeados de cariño pero, a la vez, con una sensación desconocida que me asfixia por momentos.
No es la primera vez que venimos a Betania, a casa de Lázaro y sus hermanas, pero tu alegría, hoy, no es la misma que en momentos anteriores. Te veo preocupado, Señor. Tu mirada, ojerosa, sigue mirando con amor infinito a todo con el que se cruza pero, a la vez, está teñida de tristeza. Tu sonrisa no ha desaparecido, pero se ha suavizado y, entre nosotros, se percibe que esta Pascua no va a ser una más.
Dicen que en Jerusalén la gente está entusiasmada contigo. No es una novedad. Desde que le devolviste la vida a tu amigo Lázaro, hay muchos que quieren verte y conocerte. Ya sabes cómo somos las personas, nos encanta observar, comentar y conocer aquello que se sale de lo normal. Y tú, Señor, para muchos, no eres uno más. Estoy convencido de que no saben muy bien qué eres, quién eres, pero todos se dan cuenta de algo hay en ti que te hace diferente de los otros rabinos. Ayer, cuando llegaste montado en el asno, todo fueron vítores y alabanzas…
Te veo hablar con Marta y detecto en tus palabras cierto aire a despedida. Los otros no se han dado ni cuenta, pero yo sí. Desde que nos dijiste aquello de que el Hijo del Hombre debía ir a Jerusalén, ser tomado preso y… bueno, ya sabes, no soy capaz de dormir nada más que un ratito seguido. No lo entiendo, Señor. Si lo que yo me imagino tiene que acontecer, no lo entiendo. Ni lo acepto. Sencillamente, no puede ser. Tú has venido al mundo para acercarnos a Dios, para cambiar la vida de las personas, para traernos el Reino, para salvarnos a todos. ¿Qué sentido tiene lo que nos has dicho? ¡No tiene ningún sentido! ¡¿De qué serviría morir ahora Señor?!  Eso sería un fracaso rotundo…
El corazón me late con fuerza y está empezando a correr. Noto mi pecho palpitando y cierto sudor frío que empieza a llenar mi frente. Respiro agitadamente y parece como si la cabeza se me fuera por momentos. No puedo dejar de mirarte sin quitarme de la cabeza qué nos espera cuando volvamos a Jerusalén. Y no soy capaz de compartir todos estos pensamientos con ninguno de los demás. Juan es demasiado joven, a Judas lo veo ido y el resto, simplemente, sólo está pensando en la Pascua y en sus preparativos. Ni siquiera se les pasa por la cabeza que algo malo pudiera pasar…
Voy a cerrar los ojos. Necesito descansar y dejar de pensar. En poco tiempo, nos despediremos de tus amigos y presiento que, tal vez, no sea la única despedida.
Un abrazo fraterno – @scasanovam

miércoles, 23 de diciembre de 2015

Jesús está solo esta Navidad...

Parece que la costumbre de colocar a José y a María en el pesebre, junto al niño Jesús, ya no se usa en la parroquia. Ahora todos están del otro lado, mirándolo. Angeles, pastores, José, María, la oveja, vaca y hasta los Reyes Magos, bien de lejos.
Creo que sigue siendo un fiel reflejo de lo que es hoy nuestra comunidad...alguien quiere que miremos al niño Jesús de lejos.
No nos involucremos, seamos respetuosos, no lo toquemos, es divino!! Jesús hombre-Dios. Por lo tanto creo que tenemos todo el derecho de tratarlo como hombre, santo sí, pero como hombre. Alguien cercano que nos acompañó, nos salvó, se manchó con los pecados ajenos para que fuéramos salvados.
No puede venir un sacerdote extranjero a cambiar realidades...Jesús tenía una familia, y esos eran José y María.
Mientras en otras partes del mundo se cometen actos repudiables contra hostias, aquí en una sencilla capilla del interior de Uruguay no podemos tocar la hostia, no somos dignos...¿y quién lo dice? un sacerdote que fue colonizado por europeos.
Inculturar el evangelio...nooo, eso debe de ser pecado para ellos. O quizás no lo entiendan, como lo entiende la gente de corazón sencillo.
No se armó el árbol de navidad en la capilla. Saquemos los símbolos paganos...
Si estudiara más, sabría que el pino de navidad fue absorbido por la cultura europea, por San Bonifacio que integró esta tradición celta, colocando manzanas y velas en sus ramas.
Me duele mucho ver cómo nos tiran abajo algunas costumbres europeas, que incorporamos porque nosotros no somos otra cosa sino producto de españoles, italianos, portugueses...me duele ver que se está tratando de dividir pensamientos.
Me duele ver que tenemos un Papa totalmente abierto y sincero, pero nuestra iglesia no va acorde a sus acciones y pensamientos. Lástima, hubiera sido una linda batalla para encarar.
Mientras tanto, esperando la Noche Buena y la Navidad, Jesús está solo, al frente de la humanidad. Espero que en nuestras casas no lo tengamos así, sino bien arropado, junto a su familia.
Diga que el Papa instituyó este año 2016 como de la Misericordia...espero poder lograr algo, pero también pido para que la jerarquía eclesiástica lo haga.

domingo, 6 de septiembre de 2015

Lo esencial es invisible a los ojos..

Con esta frase de El Principito me gustó para retomar las reflexiones de este blog.
Hace un mes fui a misa. Hace un mes nadie se dio cuenta que la luz del sagrario se apagó.
Eso me convenció de algo que venía haciendo ruido en mi cabeza: Jesús no está más en el templo.
Está en las calles, en los caminos, en la escuela, liceo, barrio, almacén...
Los sacerdotes se preocupan del altar, de los corporales, si están bien planchados, si están limpios...
Que con la mano no podemos comulgar...
Lamentable pero cierto. Me duele mucho darme cuenta que veo a Jesús en todos lados menos en el templo.
Digo lamentable porque durante toda mi vida el templo fue mi segunda casa.
Y so pena de parecer loca, hoy el templo está habitado por satanás.
La comunidad de la lengua larga, de las críticas, de las discriminaciones.
Por eso lo grito bien fuerte; no pertenezco a eso que se dice llamar comunidad. Hoy no.
Hoy busco a Jesús en los pequeños gestos de los ateos, en los abrazos de las personas sin esperanza...
lo encuentro en caras cansadas, en adolescentes con sangre y ganas. Y lo encuentro en mi abuela con 95 años que la tiene bien clara.
Me duele por Nina, Mirta, Iris...y tanta gente que perteneció a una verdadera comunidad solidaria en la Capilla San Juan Bautista.
Me queda pensar que sólo Dios sabe por qué pasa esto, así que dejaré en sus manos mis incertidumbres.


domingo, 22 de marzo de 2015

Yo así no juego más...

Si mal no recuerdo, en la última cena Jesús partió el pan, lo dio a sus discípulos.
Un gesto sencillo cargado de significado. Partirse, ser pan, repartirse.
Desde pequeña recuerdo que los fieles en la misa ponían las manos como cuencos para recibir la hostia. Luego en la comunión, durante toda mi vida de pastoral juvenil, catequesis, adolescencia misionera, cursos bíblicos, discipulados, retiros, se realizaba el mismo gesto: las manos en cuenco para recibir a Jesús.
Cambia todo cambia...
Alguien llegó a decirme "a Jesús eso no le gusta"....a lo que yo respondí: "Hasta ahora no me ha llegado ninguna queja de Jesús".
Clarísimo el Concilio Vaticano II que permitió el gesto de recibir a Jesús en nuestras manos.
Ahora, ¿qué pasa? ¿Volvemos a la Edad Media?
Todo el trabajo de abrir las ventanas, dejar pasar el aire fresco, la nueva primavera de la iglesia, eso del Concilio Vaticano II....quedó en un libro, hemos retrocedido.
Y si la jerarquía de la iglesia retrocede en esto, los laicos estamos en el horno.
No esperen que la gente común siga participando de payasadas, de gestos tan armados que pierden sentido...yo me siento muy dolida.
Cuando una comunidad está acostumbrada a algo y luego viene cualquiera y cambia todo, modifica hábitos...la gente se aleja.
Yo así no juego más, me bajo de este carrusel, no quiero ser partícipe de esto que no es mi iglesia, la iglesia que defendía a muerte en pastoral juvenil.
No sé dónde quedó la iglesia sencilla, de gestos espontáneos y sentidos.
No sé qué pasó con la solidaridad, la humildad.
Hasta aquí llegué, no puedo más.
Seguiré de todas maneras poniendo mi opinión en las redes, en los medios, en donde siento que soy yo.
"Defender la alegría como una trinchera, 
defenderla del escándalo y la rutina, 
de la miseria y los miserables
de las ausencias transitorias y las definitivas..." 
"Amor seco" en este otoño que se nos vino



domingo, 8 de marzo de 2015

La parroquia del Mercosur...

El sábado 28 de febrero fue la última vez que la Congregación Palotina se hizo presente en nuestra capilla. Debido a la escasez de sacerdotes, no puede hacerse cargo de una parroquia tan extensa.
Así que a partir del mes de marzo, el Clero Diocesano estará tomando las riendas, como decimos por acá.
Lo más curioso es que ahora seremos la parroquia del Mercosur. ¿Por qué? Sencillamente porque uno de los sacerdotes que viene es colombiano, otro es peruano y tendremos un seminarista uruguayo. Por otro lado tenemos  a las hermanas franciscanas que residen en la parroquia: una es argentina, otra uruguaya y otra boliviana.
Por eso seremos la parroquia del Mercosur...todos los países representados!!
Esperemos que este gran cambio traiga aire fresco a esta parroquia y toda la zona, porque realmente se necesita.
Que el sacerdote esté más presente en las comunidades, que se siente a tomar unos mates y conversar...que sintamos nuevamente la confianza para poder confesarnos...eso va a llevar un poco más de tiempo.
Bienvenidos y sabemos que la unión hace la fuerza!!.


martes, 20 de enero de 2015

"Los procesos son la medida humana..."

Así nos desasnaba el evangelio del bautismo del Señor, el padre Alejandro Fontana sac.
Los procesos son la medida humana, no el instante.
Nuestra vida está llena de procesos, todo es un proceso. Y es la manera de poder medir nuestra vida.
Puede tener instantes, pero son solamente eso: instantes.
Así nos introducía al evangelio de ese caluroso sábado, día del bautismo del Señor.
Hablando no sólo del inicio de la vida pública de Jesús.
Lo que nos quiso explicar el sacerdote es que Jesús llegó a ese momento del bautismo porque se dio un proceso.
No fue un instante aislado, fue un camino.
Y hablando de evangelios: tocaba el de Juan, que se deja de rodeos, que va directo al grano, a la esencia.
"Al principio existía la Palabra,  y la Palabra estaba junto a Dios,
y la Palabra era Dios.
1:2 Al principio estaba junto a Dios.
1:3 Todas las cosas fueron hechas por medio de la Palabra
y sin ella no se hizo nada de todo lo que existe."

Realmente pocas palabras, concretas, sencillas... pero tan ricas para reflexionar!!


miércoles, 24 de diciembre de 2014

Emocionante misa en San Pedro en la noche de Navidad

Fuente: Catolic net
 En una basílica de San Pedro iluminada y llena de flores, a las 21,30 locales, el papa Francisco entró con el cortejo que se dirigió hacia el altar para descubrir una imagen del Niño Dios, detrás de la cual estaba el libro del Evangelio. Mientras, se escuchaba el canto de la Kalenda.


En el cortejo participaron también diez niños con vestidos tradicionales, de diversos países del mundo: Italia, Europa, Corea y Filipinas, quienes pusieron ramos de flores a los pies de la hermosa imagen de madera policromada del Niño Jesús.

A continuación el Santo Padre presidió la celebración de la santa misa, vestido con paramentos blancos, con dorado, la cual fue concelebrada por 30 cardenales y varios centenares entre obispos y sacerdotes.

Al lado del altar estaba expuesta una imagen de la Virgen con el Niño, donada por el presidente de Brasil, Joao Goulart en 1963, decorada con gran cantidad de flores blancas y hojas verdes, así como la base de las columnas del dosel del Bernini. Después de la entonación del Gloria, se oyeron las campanas que repicaban y sonido del órgano profundo y alegre.

El Evangelio cantado hoy contenía el párrafo:"No teman, porque les traigo una buena noticia, una gran alegría para todo el pueblo: 
Hoy, en la ciudad de David, les ha nacido un Salvador, que es el Mesías, el Señor”.

“Esta noche santa --dijo el Papa en su homilía-- en la que contemplamos al Niño Jesús apenas nacido y acostado en un pesebre, nos invita a reflexionar. ¿Cómo acogemos la ternura de Dios? ¿Me dejo alcanzar por él, me dejo abrazar por él, o le impido que se acerque?”

Recordó que alguien podría decir: «Pero si yo busco al Señor» “Sin embargo, lo más importante no es buscarlo, sino dejar que sea él quien me encuentre y me acaricie con cariño. Ésta es la pregunta que el Niño nos hace con su sola presencia: ¿permito a Dios que me quiera?”

El Santo Padre insistió: “Y más aún: ¿tenemos el coraje de acoger con ternura las situaciones difíciles y los problemas de quien está a nuestro lado, o bien preferimos soluciones impersonales, quizás eficaces pero sin el calor del Evangelio? ¡Cuánta necesidad de ternura tiene el mundo de hoy!”

Y concluyó su homilía invitando a mirar “al misterio” y a rezar “pidiendo a la Virgen Madre: «María, muéstranos a Jesús»”. 

El Credo cantado por el coro de la Capilla Pontificia Sixtina fue intercalado por el 'Et Incarnatus Est' de la misa en do menor de W. A. Mozart, interpretado por la Orquesta sinfónica de Pittsburgh, dirigida por el austríaco Manfred Honeck y cantado por la solista israelí, Chen Reiss. Esto fue querido por expresa voluntad del papa Francisco.

Entre las peticiones no pasó desapercibida la de un señor chino que pidió por quienes sufren al practicar la fe en la persecución.

domingo, 21 de diciembre de 2014

Una Navidad diferente...

Hay muchas preguntas que pasan por mi cabeza hoy, ya pisando la Navidad.
Nuestra comunidad está pasando por un momento difícil.
Siempre recuerdo que el Papa Francisco nos pide que denunciemos las injusticias, los maltratos o las desavenencias que se sucedan en las parroquias…y que no tengamos miedo.
Bueno, como dice el refrán: “fui por lana y volví trasquilada”.
Por más que sean acertados los pedidos del Papa, para mí no han dado resultado.
Mala administración, desmanes, abandonos, silencios. Todo esto hemos pasado desde hace un año en nuestra comunidad…de la cual ya no queda nada. Las personas se retiran de los lugares donde ve que pasan injusticias.
Mucho dolor, cada vez que voy a misa, se me ha hecho un verdadero sacrificio.
He tenido que presenciar la liturgia mal realizada, los gestos y símbolos tan importantes dejados de lado. Ignorancia total en los procedimientos de una celebración.
Como resultado, se entregará la parroquia a manos de la curia.
¿Cómo celebrar entonces la Navidad?
Miro los blogs amigos que tengo por el mundo y me traen esos buenos recuerdos, ese “olor” a nacimiento. Porque nos olvidamos que este 24 de noche nace Jesús, el Salvador…y ahí todo queda atrás. Odios, rencores, problemas, dificultades.
Por eso agradezco esas “redes” que me tiran los amigos como Pepe y su Cofradía de la Cruz arbórea, o Josefina con sus tarjetas navideñas…
Así que en esta fecha tan especial para nosotros, renovemos la esperanza, agarremos los morrales, carguemos el burro y sigamos las huellas de José y María, que iban con mucha incertidumbre al encuentro del Señor…

Feliz Natividad!!

sábado, 23 de agosto de 2014

Misa Delivery

Cuando una parroquia se queda temporalmente sin párroco, son varias las acciones que podemos tomar. Entre ellos está la misa delivery, como le digo yo. Es algo así como: Sacerdote a la carta. Uno por fin de semana.
La congregación palotina en este caso, se ha estado turnando para atender la zona de Florida, donde está nuestra capilla y varias más, para poder celebrar la eucaristía por lo menos una vez a la semana.
Esto no es fácil, ya que los sacerdotes se trasladan distancias de hasta 150 kilómetros para estar presentes los sábados. Es un sacrificio que no sabemos valorar quienes vivimos a pocas cuadras de la parroquia o capilla.
Quizás está lloviendo y no nos da ganas de salir para misa. Sin embargo, estos sacerdotes manejan kilómetros para hacer presentes a Jesús.
Yo creo que es hora de que los laicos tomemos más protagonismo. Pero esto sólo es posible si la jerarquía eclesiástica nos dejara.
Sería mucho más práctico y fácil que los laicos asumamos responsabilidades como celebrar la palabra. Sé que hay gente que hizo cursos y son ministros de la eucaristía y de la palabra.
Tendremos que reactualizarnos, hacer llegar esos cursos a la gente común, capacitar cabezas, estimular laicos.

No es tarea fácil ya que uno también es humano y puede tomar esto como instrumento de poder, pero para eso está la comunidad, para no dejarnos salir del camino.

sábado, 19 de abril de 2014

¿Qué se hace en una vigilia pascual?

Por ser una capilla del interior, dependiente de una parroquia que tiene muchos brazos, nuestras celebraciones son los días sábados. Por lo tanto, cuando llega esta fecha tan especial de Pascua de Resurrección, tenemos que dividir nuestros ritos.
Por un lado, la vigilia. Esperando, expectantes, ansiosos, con dudas.  Qué esperamos?
Queremos lo de aquellos discípulos, escondidos en una casa, esperando al Señor.
Sin certezas de que Jesús venga.
Celebramos la luz, la espera, la palabra.
En un rato pasamos de la oscuridad a la luz, al regocijo.
Y terminamos, luego de varias horas, dándonos el saludo de Pascua.
Es algo raro, pero considerando el asunto de la celebración, y de que tenemos un párroco que tiene que atender a muchas otras capillas, no nos quejamos, sino que agradecemos el esfuerzo enorme que hace el padre Ricardo y también las catequistas que lo acompañan: Isabel  y Esthela. Es fundamental el apoyo de las religiosas y de laicos para que esto tome forma.
Por supuesto que en este tipo de celebraciones se junta mucha gente.
Es Semana Santa, y en nuestro país, semana de turismo, por lo tanto, vacaciones. Por eso este año la participación fue masiva.
El rito de la luz, el agua, la palabra también estuvieron presentes, como debe ser en la vigilia pascual.
Costó un poco encender el cirio pascual, eso debe de significar algo.
Luego el evangelio. Las mujeres yendo al sepulcro, encontrando la piedra corrida...
inimaginable...y de vuelta Dios se vale de las mujeres para mostrar su cara.
El asunto es creer o no, creer que resucitó o no. Quedarnos con la duda, como Tomás o ir corriendo a celebrar, salir a las calles a pregonar que Jesús Resucito!!!
En el sitio de Aleteia se expresa mejor:
La noticia se difundió: Jesús ha resucitado, como había dicho… Y también el mandato de ir a Galilea; las mujeres lo habían oído por dos veces, primero del ángel, después de Jesús mismo: «Que vayan a Galilea; allí me verán». Galilea es el lugar de la primera llamada, donde todo empezó. Volver allí, volver al lugar de la primera llamada. Jesús pasó por la orilla del lago, mientras los pescadores estaban arreglando las redes. Los llamó, y ellos lo dejaron todo y lo siguieron (cf. Mt 4,18-22).

Volver a Galilea quiere decir releer todo a partir de la cruz y de la victoria. Releer todo: la predicación, los milagros, la nueva comunidad, los entusiasmos y las defecciones, hasta la traición; releer todo a partir del final, que es un nuevo comienzo, de este acto supremo de amor.






















domingo, 6 de abril de 2014

Arreando ovejas para el rebaño...

El miércoles pasado tuve la experiencia de recibir la reconciliación en una parroquia de un barrio que le dicen marginal. Quizás algo común para muchos, pero yo vengo del interior del país, donde los cantegriles no existen. Además en mi pueblo conozco a todos y todos me conocen, por lo tanto una anda con confianza.
Esto era nuevo para mí. El barrio Casabó siempre sale en las noticias policiales con alguna muerte o algún problema.
Pero me llevó allí el asunto de hablar con el p. Jorge Techera sobre unos sobrinos que querían bautizarse. Así hice el contacto, fuimos, nos internamos en el barrio hasta llegar a la parroquia San Alberto Hurtado.
La charla fue totalmente amena, me reencontré con Pepe, antiguo jefe mío, de la oficina de prensa del Arzobispado.
Luego me quedé a la misa y me contaron que había reconciliación. Ya estaba anocheciendo, pero sinceramente no sentí miedo ni me sentí incómoda.
Estaba en la casa del Señor, ¡cómo me iba a sentir mal!
Aquello fue una hermosa experiencia, la gente que me recibió con los brazos abiertos, tan natural como si perteneciera allí. Como una vecina más.
La reconciliación fue algo diferente, hacía tiempo que no lo hacía.
Me impactó la sencillez de la gente, a la hora de las oraciones comunitarias, a la hora de las lecturas.
Y al final de la misa, cálidos abrazos, palabras de reconocimiento porque Jorge les contó de dónde venía.
Todos se acercaron a conversar luego de la eucaristía.
Ya era noche cerrada y pregunté dónde estaba la parada del ómnibus.
Un vecino que había participado de la misa me dijo: "yo la acompaño!!"
En esas cuadras que hicimos juntos me contó muchísimas cosas.
66 años y había nacido y se había criado en Casabó. Ahora con el padre Techera el barrio entero había renacido...es que era como un barrio olvidado por Dios. No sé si por Dios, pero sí por los hombres y por las instituciones.
Allí vive mucha gente trabajadora y de la otra...como en todos los barrios de mi país.
Allí todos se conocen, como en mi pueblo.
Quizás uno estigmatiza por ver algunos hechos aislados, quizás por miedos....
Lo cierto es que yo nunca tuve miedo, me sentí acompañada siempre, hasta que subí al ómnibus y puse rumbo a mi pueblo.
Estas experiencias son las que hacen que uno quiera seguir haciendo lo que hay que hacer, y lo que nos pide Francisco: "Arrear ovejas para el rebaño..."



martes, 4 de marzo de 2014

Cuarenta días en el desierto...

Comenzamos esta semana la cuaresma, esos difíciles días donde tenemos que tomar conciencia de lo que hizo Jesús por nosotros.
¿Qué significa cuaresma?
Más allá del significado etimológico, me refiero al significado actual, que es lo que más cuesta.
No voy a hablar de lo que algunos laicos y sacerdotes proclaman sobre el ayuno y la abstinencia, mucho menos de la limosna...
Ávidos de dineros para sustentar consumismos irracionales...
Creo que hoy en día es mucho más difícil hacer ayuno de ciertas cosas materiales.
Por ejemplo de la TV, internet, redes sociales; con las cuales nos dejamos atomizar y nos idiotizamos.
Abstinencia de hablar mal del otro, de discutir, de cuchichear por lo bajo sobre nuestro prójimo.
Limosna entendiendo por tal, dar nuestro tiempo, escuchar al otro, dejar de lado los egoísmos para compartir con el otro.
La oración siempre tiene que estar presente en nuestra vida de cristianos.
Sin embargo, redoblemos la oración, busquemos plegarias más jugadas, que nos interpelen.
Creo que ser cristiano hoy es mucho más difícil que antes.
Hay muchas tentaciones en el camino, muchas promesas, muchos espejismos.
Así que lo que deberíamos pedir en estos cuarenta días es mucha perseverancia...
Y como dice Francisco, en esta cuaresma: "Jesús se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza".
imagen extraída de: blogcatolicogotitasespirituales.blogspot.com/


domingo, 23 de febrero de 2014

95 años de nuestra Capilla...

Un poco de historia:
Antes de fundarse la capilla de Cerro Colorado, había en las inmediaciones una capilla privada, en la estancia San Juan Bautista de la familia Heber.
Cuando se concretaron los deseos de los vecinos de Cerro Colorado para levantar el templo en su propio solar, varias damas comenzaron a recolectar fondos con listas.Originariamente se había pensado erigir una capilla en honor del Sagrado Corazón. Pero cuando se bendijo, el 28 de febrero de 1919, ya fue bendecida bajo el patronato de San Juan Bautista.Del nombre que se quería dar al principio a la iglesia, da testimonio la estatua del Sagrado Corazón que se levanta sobre el frente del templo en una altura de 12 metros, y que es obra del celebre artista Dr. Ignacio Zorrilla de San Martín.La hermosa estatua de San Juan Bautista fue trasladada desde la vecina estancia del mismo nombre a la nueva iglesia.En la tarde del 27 de febrero de 1919 el entonces cura párroco de Fray Marcos, Pbro. Don Luis Bettini, Dona Margarita H de Arteaga y varios vecinos, recibieron telegramas para estar al otro día en la nueva capilla para presenciar su bendición.El motivo era que el Dr. Alejandro Gallinal, estando en Montevideo, se había enterado de una nueva ley, que iba a entrar en vigencia de un momento a otro, la cual proveía la contribución inmobiliaria de los nuevos templos a construirse en adelante.Para prevenir a esta ley, el Dr. Gallinal con sus telegramas, y con la bendición realizada al otro día, puso fuera de alcance de esta ley a la capilla de Cerro Colorado.La piedra fundamental fue colocada a principios de 1918.La iglesia se terminó este año y estaba apta para la bendición. Los principales donantes para levantar el templo fueron el Dr. Alejandro Gallinal, que contribuyó con mil pesos para iniciar los trabajos, y luego llegó a gastar diez mil pesos en la obra.La Liga de damas católicas de Cerro Colorado hizo una colecta.Mas tarde el señor Arteaga donó el campanario y una suma de 200 a 300 pesos para bancos y otras cosas que se necesitaban.

Los ornamentos fueron donados por el sr. Arturo Heber.El armonium fue comprado por colecta publica a cargo de la liga de damas, y varias cosas mas por medio de kermesses y beneficios.El 8 de septiembre, Monseñor Miguel Paternain desmembró de la parroquia de Fray Marcos el territorio de Casupá, al que anexó Reboledo y Cerro Colorado.El primer párroco fue el P. José Martinelli. Los padres palotinos se hicieron cargo de la parroquia en el año 1936.El 1 de marzo toma posesión el P. Miguel Engelmaier SAC.En 1939 le siguió el P. Alejandro Walzer.El 30 de marzo hubo una semana de misión en Cerro Colorado, que fue predicado por los padres Fonseca y Correa de la Compañía de Jesús.



miércoles, 5 de febrero de 2014

Se necesitan santos sin sotana...

El Papa Francisco dijo: 
        
       «Piensen en una madre soltera que va a la Iglesia o a la parroquia, y le dice al secretario: “QUIERO BAUTIZAR A MI HIJO” 
        y el que la atiende le dice: “No, no se puede, porque Ud. no se ha casado...” 
        Tengamos en cuenta que esta madre tuvo el valor para continuar con un embarazo. ¿Y con qué se encuentra? ¡Con una puerta cerrada!
        
        Y así, si seguimos este camino y con esta actitud, no estamos haciendo bien a la gente, al Pueblo de Dios. 
        Jesús creó los siete sacramentos. Y con este tipo de actitud creamos un octavo: ¡el sacramento de la aduana pastoral!
        
        QUIEN SE ACERCA A LA IGLESIA DEBE ENCONTRAR PUERTAS ABIERTAS Y NO FISCALES DE LA FE.»
        El papa Francisco acaba de decir:
        "Necesitamos santos sin velo, sin sotana. Necesitamos santos de jeans y zapatillas.
        Necesitamos santos que vayan al cine, escuchen música y paseen con sus amigos.
        Necesitamos santos que coloquen a Dios en primer lugar y que sobresalgan en la Universidad.
        Necesitamos santos que busquen tiempo para rezar cada día y que sepan enamorarse en la pureza y castidad, o que consagren su castidad.
        Necesitamos santos modernos, santos del siglo XXI con una espiritualidad insertada en nuestro tiempo.
        Necesitamos santos comprometidos con los pobres y los necesarios cambios sociales. 
        Necesitamos santos que vivan en el mundo, se santifiquen en el mundo y que no tengan miedo de vivir en el mundo. 
        Necesitamos santos que tomen Coca Cola y coman hot-dogs, que sean internautas, que escuchen iPod. 
        Necesitamos santos que amen la Eucaristía y que no tengan vergüenza de tomar una cerveza o comer pizza el fin de semana con los amigos. 
        Necesitamos santos a los que les guste el cine, el teatro, la música, la danza, el deporte. 
        Necesitamos santos sociables, abiertos, normales, amigos, alegres, compañeros. 
        Necesitamos santos que estén en el mundo y que sepan saborear las cosas puras y buenas del mundo, pero sin ser mundanos.»
        
        ¡Esos tenemos que ser nosotros…!!!

domingo, 5 de enero de 2014

La misa criolla...

                                         

¿Por qué tenemos que cantar en Navidad las canciones de misa europeas? Nosotros no tenemos nieve, ni trineos y mucho menos villancicos. Acá en nuestra América Latina tenemos calor, ritmo, color, alegría. Y me gustó compartir con todos ustedes la misa criolla, de Los Fronterizos. Es representativa de esta zona, donde el tamboril, el bombo, la alegría resalta en toda la letra.
Siempre que llega navidad me hago un tiempo para escucharla toda, es realmente hermosa. Espero la disfruten!!

Los Reyes Magos. Los Fronterizos

sábado, 4 de enero de 2014

Una historia de Reyes...

- ¿Papa?
- Sí, hija, cuéntame.
- Oye, quiero... que me digas la verdad.
- Claro, hija. Siempre te la digo, respondió el padre un poco sorprendido.
- Es que... titubeó Cristina.
- Dime, hija, dime.
- Papá, ¿existen los Reyes Magos?
El padre de Cristina se quedó mudo, miró a su mujer, intentando descubrir el origen de aquella pregunta, pero sólo pudo ver un rostro tan sorprendido como el suyo que le miraba igualmente.
- Las niñas dicen que son los padres. ¿Es verdad?
La nueva pregunta de Cristina le obligó a volver la mirada hacia la niña y tragando saliva le dijo:
- ¿Y tú qué crees, hija?
- Yo no se, papá: que sí y que no. Por un lado me parece que sí que existen porque tú no me engañas; pero, como las niñas dicen eso.
- Mira, hija, efectivamente son los padres los que ponen los regalos pero...
- ¿Entonces es verdad?, cortó la niña con los ojos humedecidos. ¡Me habéis engañado!
- No, mira, nunca te hemos engañado porque los Reyes Magos sí que existen, respondió el padre cogiendo con sus dos manos la cara de Cristina.
- Entonces no lo entiendo. Papá.
- Siéntate, cariño, y escucha esta historia que te voy a contar porque ya ha llegado la hora de que puedas comprenderla -dijo el padre, mientras señalaba con la mano el asiento a su lado.
Cristina se sentó entre sus padres ansiosa de escuchar cualquier cosa que le sacase de su duda, y su padre se dispuso a narrar lo que para él debió de ser la verdadera historia de los Reyes Magos:
- Cuando el Niño Dios nació, tres Reyes que venían de Oriente guiados por una gran estrella se acercaron al Portal para adorarle. Le llevaron regalos en prueba de amor y respeto, y el Niño se puso tan contento y parecía tan feliz que el más anciano de los Reyes, Melchor, dijo:
- ¡Es maravilloso ver tan feliz a un niño! Deberíamos llevar regalos a todos los niños del mundo y ver lo felices que serían.
- ¡Oh, sí! -exclamó Gaspar-. Es una buena idea, pero es muy difícil de hacer. No seremos capaces de poder llevar regalos a tantos millones de niños como hay en el mundo.
Baltasar, el tercero de los Reyes, que estaba escuchando a sus dos compañeros con cara de alegría, comentó:
- Es verdad que sería fantástico, pero Gaspar tiene razón y, aunque somos magos, ya somos ancianos y nos resultaría muy difícil poder recorrer el mundo entero entregando regalos a todos los niños. Pero sería tan bonito.
Los tres Reyes se pusieron muy tristes al pensar que no podrían realizar su deseo. Y el Niño Jesús, que desde su pobre cunita parecía escucharles muy atento, sonrió y la voz de Dios se escuchó en el Portal:
- Sois muy buenos, queridos Reyes, y os agradezco vuestros regalos. Voy a ayudaros a realizar vuestro hermoso deseo. Decidme: ¿qué necesitáis para poder llevar regalos a todos los niños?
- ¡Oh, Señor! -dijeron los tres Reyes postrándose de rodillas. Necesitaríamos millones y millones de pajes, casi uno para cada niño que pudieran llevar al mismo tiempo a cada casa nuestros regalos, pero. no podemos tener tantos pajes., no existen tantos.
- No os preocupéis por eso -dijo Dios-. Yo os voy a dar, no uno sino dos pajes para cada niño que hay en el mundo.
- ¡Sería fantástico! Pero, ¿cómo es posible? -dijeron a la vez los tres Reyes con cara de sorpresa y admiración.
- Decidme, ¿no es verdad que los pajes que os gustaría tener deben querer mucho a los niños? -preguntó Dios.
- Sí, claro, eso es fundamental, asistieron los tres Reyes.
- Y, ¿verdad que esos pajes deberían conocer muy bien los deseos de los niños?
- Sí, sí. Eso es lo que exigiríamos a un paje, respondieron cada vez más entusiasmados los tres.
- Pues decidme, queridos Reyes: ¿hay alguien que quiera más a los niños y los conozca mejor que sus propios padres?
Los tres Reyes se miraron asintiendo y empezando a comprender lo que Dios estaba planeando, cuando la voz de nuevo se volvió a oír:
- Puesto que así lo habéis querido y para que en nombre de los Tres Reyes de Oriente todos los niños del mundo reciban algunos regalos, YO, ordeno que en Navidad, conmemorando estos momentos, todos los padres se conviertan en vuestros pajes, y que en vuestro nombre, y de vuestra parte regalen a sus hijos los regalos que deseen.
También ordeno que, mientras los niños sean pequeños, la entrega de regalos se haga como si la hicieran los propios Reyes Magos. Pero cuando los niños sean suficientemente mayores para entender esto, los padres les contarán esta historia y a partir de entonces, en todas las Navidades, los niños harán también regalos a sus padres en prueba de cariño. Y, alrededor del Belén, recordarán que gracias a los Tres Reyes Magos todos son más felices.
Cuando el padre de Cristina hubo terminado de contar esta historia, la niña se levantó y dando un beso a sus padres dijo:
- Ahora sí que lo entiendo todo papá. Y estoy muy contenta de saber que me queréis y que no me habéis engañado.
Y corriendo, se dirigió a su cuarto, regresando con su hucha en la mano mientras decía:
- No sé si tendré bastante para compraros algún regalo, pero para el año que viene ya guardaré más dinero.
Fuente: En buenas manos/ www.enbuenasmanos.com 

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Ver el monte y no el árbol...

Mi madre me hizo una historia el otro día. En un pueblo había un monte. Tenía pinos viejos, eternos, con raíces extendidas, algunos ya desgastados por el tiempo y el clima.
Muchos de esos pinos, a pesar de no dar mucha sombra, aún seguían dando frutos. Los más veteranos, apenas se mecían con el implacable viento que comenzaba a soplar.
En ese monte también había eucaliptus. Jóvenes, impetuosos, querían alzarse más alto y llegar al sol.
Eran flacos, no prometían mucho pero estaban ahí.
Como ahí estaban los arbustos de pitanga, olorosos y firmes. Ellos sí daban sombra y cobijo a los caminantes, aunque no suelen tener mucha altura.
Algunas malezas, chircas, también espinas adornaban ese monte.
Al final, contra la vía, una cruz enmohecida se mantenía firme tras unas rejas semi abiertas.
Un día vino un hombre.
Comenzó a cortar árbol por árbol.
Así fueron cayendo silenciosamente los viejos pinos, eucaliptus y malezas...nada quedó en pie.
El hombre pensaba: "¿para qué dejar este viejo pino? no da sombra, no sirve para nada". "Saquemos las espinas y malezas, estorban y afean el paisaje."
"Estos eucaliptus me pueden dar alguna ganancia, es lo único que se puede vender como leña".
De esa forma, el monte fue quedando desolado, campo pelado, campo de batalla silenciosa.
La cruz, antes cubierta de vegetación y madreselvas, ahora se veía más pelada y gris que nunca. Y las rejas habían sido cerradas.
¿Qué pasó por la cabeza del hombre para cometer tal atrocidad? Nunca lo sabremos. Nadie se quejó.
Así, como ese monte es la comunidad.
Hay viejos pinos, que no aportan mucho pero que están, son pilares fuertes en las desgracias.
También los jóvenes, eucaliptus, están ahí. Quizás no valgan mucho, pero están cuando se los necesita.
Aguantar un fuerte viento, los eucaliptus se amontonan y aguantan. Casi siempre son los primeros que caen, desorientados, desamparados. Sin respuestas.
Los yuyos y malezas, en toda comunidad que se precie de comunidad existen. Siempre habrá alguien que complique, enlentezca el crecimiento del grupo.
Las espinas, también son necesarias!
Nos recuerdan nuestros errores, nuestros pecados.
Y finalmente la cruz. Siempre la cruz queda, permanece.
A pesar del moho, la suciedad, las rejas.
Olvidada, criticada, respetada o ignorada.
Y también a veces pasa que viene un hombre, referente, importante y comienza a talar.
Comienza por los más viejos. Luego los jóvenes, que son más fáciles de tirar.
Lo que le sigue, es un trámite.
Pero, lo que nunca pudo ni podrá sacar el hombre es la cruz.
Podrá modificar su significado con palabras vacías, podrá ensuciarla con actos, podrá podrá.... o no.
Depende de cada uno de los integrantes de la comunidad. Y depende de Dios.
Alba - Irene